La estación del olvido

 

La Estación del Olvido

A la estación del olvido llegan los sueños rotos.
Las muñecas rotas de porcelana.
Las palabras no dichas y los besos no dados.
Por la estación del olvido pasan los trenes que nunca cogimos.
Las muchachas pacientes que siempre aguardaron.
Las miradas furtivas que no se encontraron.
En la estación del olvido anidan gargantas faltas de coraje.
Se pierden las cartas que nunca escribimos.
Se pierden llamadas que nunca marcamos.
A la estación del olvido llegan los consejos que no se siguieron.
Las almas errantes que nunca vivieron.
Las sombras que luces jamás proyectaron.
Por la estación del olvido no pasan viajeros.
No hay equipajes.
No hay despedida.
No tiene siquiera punto de partida.
En la estación del olvido se hace de noche.
La noche la envuelve y la convierte en frio.
En la estación del olvido…
Anuncios

Deja un comentario(sólo es necesario el campo de nombre)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s