¿Calidad de vida?

¿Calidad de vida?

No sé si definirlo como añoranza o como nostalgia.
Sea lo que fuere, tengo claro que no lo es de tiempos pasados. Simplemente es añoranza de tiempo. De tiempo sin más. Sin apellidos. De tiempo atemporal.

Una vieja foto de un teléfono de los de antes, de los de cable rizado y ruedecilla para marcar, me ha llevado a preguntarme si de veras hemos ganado en calidad de vida. Sin demagogía. Sin facilidades sensiblonas.

¿Hemos ganado en calidad cuando al reunirnos con los amigos ya no hay casi que decirse porque ya lo sabemos todo, casi al instante, gracias a las redes sociales?

¿Hemos ganado en calidad de vida, cuando al juntarnos con la familia, con aquellos que queremos, estamos más tiempo mirando las pantallas de los móviles y tablets que a los ojos de nuestro hermano?

También me pregunto si la inmediatez con la que conseguimos todo, nos hace perder el valor del esfuerzo. Cada día nos cuesta menos conseguir lo que necesitamos. No hablo de grandes dispendios o cosas soñadas. Hablo del día a día, de algo tan simple como tener que molestarse en tener que buscar en una enciclopedia.

Tampoco tengo claro si hemos ganado en calidad humana. ¿Cuántos de nosotros conocemos no ya algo de nuestros vecinos, simplemente su nombre?.
Quizá sea la nostalgia la que me lleva a añorar los tiempos de barrio, de escalera, de corrala. Los tiempos en los que la gente se miraba a la cara para hablarse. Los tiempos en los que para hacer los deberes había que esforzarse. ¿Cómo vamos a aprender la satisfacción de conseguir las cosas cuando no nos requieren esfuerzo?.

El caso es que hoy no me apetece correr. No me apetece ir con prisa, ya que la mitad de las veces, vamos con prisa hacia ninguna parte. No me apetece tener que llegar, tener que hacer por hacer, tener fecha para todo.

Hoy he sentido esa sensación que sentía cuando era pequeño, en la que comía un tigretón o un bucanero a un ritmo pausado, casi a cámara lenta. Aquello se disfrutaba más.

Y no he podido ocultar otra sensación, mucho más amarga, de que en algún momento de la vida, miraremos su envoltorio y nos daremos cuenta de que no pudimos casi disfutarla, pues solo quedan las migajas.calendario

Anuncios

Deja un comentario(sólo es necesario el campo de nombre)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s