Sonrisa

Aquella mañana no sonó el despertador.
La ducha fue casi fría.
El desayuno sólo bebido.
El autobús arrancó cuando puse el pie en la parada.
En el trabajo estrés y papeles.
Buzón sin cartas, sólo facturas.
Y en la tele los mismos programas de siempre.
Pero al acostarme, una sonrisa en los labios.
Una sonrisa del alma, sencilla sin aspavientos.
Una sonrisa sincera, porque en algún momento del día,
tú me habías sonreído.

Anuncios

Deja un comentario(sólo es necesario el campo de nombre)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s