A mí me importa

Probablemente a nadie le importe.
Pero a mí, me importa.
No será portada de ningún periódico.
Ni abrirá el telediario.
Pero a mí, me importa.

Hoy, esa señora de mediana edad a la que nadie se para a observar cuando anda por la calle (porque ella lo dice) y que se sorprende al escuchar que hay personas cansadas de la rutina, está feliz.
Y a mí, me importa.

Está feliz porque ha encontrado lo que tanto detestan otros, su rutina. La rutina de volver a escuchar el despertador a las 6 de la mañana. Eso, que a ti y a mí nos jode, para ella es, desde hoy, música celestial.
La rutina de tener que preparar desayunos con prisa. La rutina de volver a tener que mirar el reloj. La rutina que ferozmente agobia a otros tantos. La rutina de tener que ir a trabajar.

Y, a mí, me importa.

Enhorabuena, querida amiga anónima para el mundo. Enhorabuena porque no han logrado quitarte la dignidad desde aquel momento en el que un ERE se cruzó en tu camino.
Enhorabuena por tu tesón y tu fuerza. Por tu valentía.

Enhorabuena. Y gracias, muchas gracias, por hacerme sentir tan persona, al darme cuenta, con media sonrisa entre mis labios, de que me importa.

Anuncios

Deja un comentario(sólo es necesario el campo de nombre)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s