Cuenta un sabio

Cuenta aquel sabio que le vio morir de pena.

Comprendió que el tiempo no volvería.
Comprendió que era lo único que no recuperaría jamás.

Aquellas tardes en las que sus hijos quisieron jugar.
Aquellos besos para los que no tuvo tiempo.
Aquellas caricias que sus manos ocupadas no pudieron disfrutar.
Aquellas manecillas que nunca marcaron las horas para los dos.

Esas canciones que no pudo cantar porque su voz estaba al teléfono.
Esos bailes que nunca movieron sus pies.
Esas noches en que su lado de la cama estuvo vacío.
Esas mañanas sin amanecer acostado.

Cuenta aquel sabio que le vio morir de rabia.

Por aquellas conversaciones que fueron mudas.
Por aquellos recuerdos que quiso tener.
Por aquellos momentos que no sucedieron.
Por aquella vida que se olvidó vivir.

Cuenta aquel sabio que vio morir a aquel quien creía ser
para volver a nacer aquel que realmente era.

Cuenta aquel sabio, que en aquel preciso instante,
comprendió que la vida requiere tiempo.
Tiempo para sentir, soñar y vivir.

Rafa Pérez Herrero.

Anuncios

Deja un comentario(sólo es necesario el campo de nombre)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s