Mi vida, vida mía

Hace 30 años se apagaba mi ser de luz.

De repente, sin avisar.

Y el barco, sin ni siquiera llegar a ser más que proyecto de velero de 12 años de edad, se quedó sin faro.

Un niño que no sabía nada de la vida y que, lo primero que le quiso enseñar y él tuvo que aprender, fue amargo, muy amargo.

30 años después no tengo respuesta a la pregunta, a mi pregunta, a la única pregunta.

30 años después sigo sin comprenderlo y, probablemente, sin aceptarlo.

30 años después sigo tremendamente huérfano de ti.

Lo más curioso es como se para la vida.

Una parte de la vida.

Mi vida.

Pero el resto de la vida sigue.

La vida alrededor.

La otra vida.

30 años después mi vida y la otra vida siguen. Se rozan y a veces caminan juntas. O parecen hacerlo.

Porque la vida, la otra vida, hoy tiene 42 años.

Sin embargo, 30 años después, la vida, mi vida, sigue detenida en aquel punto de ese viaje al que llamamos existencia.

No te apures.

Sonríe.

Yo lo hago.

Lo hago siempre.

¿Por qué?

Porque la vida, mi vida, la vida que ahora es de cuatro, es única y efímera.

Y la vida, mi vida, nuestra vida, es demasiado breve para no sonreírla.

Vida mía.

Rafa Pérez Herrero

Anuncios

Audio de Noticias Fin de Semana en Onda Cero

Mención de Frascos Pequeños en Noticias Fin de Semana de Onda Cero Radio con Juan Diego Guerrero.

Sección de Paco Paniagua Noticias Fin de Semana Onda Cero Radio

Viernes 12 enero

Un placer anunciaros que este viernes 12 de enero sobre las 20.55 h. estaré conversando sobre literatura y mi Frascos Pequeños con el gran David Felipe Arranz en El Marcapáginas de Capital Radio.

Puedes escucharlo vía internet o en la radio FM, frecuencias:

105.7 Madrid

89.2 Madrid Norte

101 Barcelona

92.5 Sevilla

89.2 Bilbao

No lo acepto

¿Qué clase de sociedad se ha creado en la que ir sola por la calle supone en sí mismo un acto de valentía?

Lo siento pero no lo acepto. Está en nuestra mano, en la de TODOS.

Empecemos por no reír la gracia, la salida de tono, la humillación, la falta de respeto, la cosificación…

Que la valentía consista en otra cosa, no en actos cotidianos que deberían ser para todos.

Desnormalicemos actitudes, titulares, lenguajes y gestos que no deben ser aceptados.

Nadie debería temer ir por la calle, ponerse lo que quiera y ser, simplemente ser.

Destinen los fondos necesarios, eduquen en la igualdad real y sin florituras…

Políticos que tienen responsabilidades dejen de eludirlas. Hagan de una vez su puñetero trabajo.

Rememos todos en la misma dirección y sin fisuras…

Y tú, ciudadano de a pie, responde. Reacciona. No calles. No mires para otro lado.

De tu reacción depende que la normalidad sea otra.

De tu actitud.

De tu forma de mirar.

Sí, no dudes ni por un momento que está en tu mano.

En la mía.

En la de TODOS.

Empecemos hoy

Quiero empezar el año con esta reflexión.

Lo primero que debe cambiar es tu apreciación de que no va contigo.

Tu sentimiento de que no está en tu mano.

Cada vez que ese amigo hace el chiste que ridiculiza o cosifica.

Cada vez que la risotada humilla y degrada.

Cada vez que los ojos no miran, incomodan.

Cada vez que ríes cómplice.

Cada vez que callas.

Cada vez que toleras.

Empieza por ti.

Educación y respeto.

Hoy más que nunca.

Quizá así mañana no habrá nada por lo que sentir miedo.

Quizá así mañana se acabe la lacra.

Empecemos hoy.